AVANZAR PROGRESIVAMENTE A LA DEMOCRACIA DIGITAL

  • Hay voces que plantean que Bolivia debe avanzar en el corto plazo hacia la digitalización, no sólo en cuanto a gobierno electrónico, transparencia o información, sino también en cuanto a participación. Es decir, usar las nuevas tecnologías de la comunicación y la información para incrementar y mejorar la participación ciudadana en procesos políticos y en decisiones estatales. Algunos plantean, por ejemplo, introducir la alternativa del voto digital y remoto para procesos electorales, consultas ciudadanas o referéndums.
  • Gustavo Castellanos plantea la noción de democracia electrónica virtual, como la articulación de herramientas en torno a las nuevas tecnologías para profundizar la democracia. Considera que esta debe ser una tarea central del nuevo ciclo democrático en el país. Señala que la tecnología ofrece formidables instrumentos para la educación, la salud, la economía, y puede hacerlo para la participación social, los eventos electorales incluyendo el voto electrónico (sin eliminar el voto presencial). “Hoy, por ejemplo, el comercio y la banca electrónica están cada vez más extendidos, con condiciones de seguridad, si puedes manejar tu dinero de manera digital y segura, entonces claro que se pueden realizar procesos electorales con auxilio de lo digital”. Concluye que desde lo digital se pueden llevar adelante consultas ciudadanas de manera permanente, pero además lo digital puede permitir transparencia casi total y una mejor gestión pública y todo ello puede transformar las formas de participación social y la relación entre el Estado y la Sociedad.
  • Luis Eduardo Martínez pregunta “¿Por qué no hacer de Bolivia la Estonia sudamericana?”, tras manifestar que ve con buenos ojos el avanzar hacia la democracia digital, resolviendo los problemas de acceso e infraestructura. Y Yerko Rodriguez considera que el voto digital puede constituirse en una alternativa para lograr mayor participación de los jóvenes.
  • Si bien es ampliamente mayoritaria la opinión en entrevistas de que el país debe avanzar hacia la Democracia Digital, donde hay desacuerdo y en general un rechazo es en la posibilidad de implementar mecanismos de voto digital y remoto. “No se puede reemplazar el ritual dominical que tenemos los bolivianos, en cada elección, en nuestro encuentro con la urna”, afirma Fernando Mayorga. Por su lado, Salvador Romero expresa que la digitalización puede favorecer ampliamente los mecanismos de la democracia deliberativa, pero es necesario distinguirla de actividades electorales, “sociedades muy avanzadas en tecnología conservan mecanismos de votación manual”. Alfonso Ferrufino acota que es peligrosa la digitalización absoluta, porque dejaríamos a la sociedad sometida a la posibilidad de manipulación digital.
  • Asimismo, si bien en la mayoría de los grupos focales virtuales de deliberación se ve con simpatía la posibilidad de que el país asuma de manera prioritaria la tarea de la digitalización, se sostiene que es imprescindible, paralelamente, acortar la brecha digital y desarrollar las infraestructuras para el flujo de internet, además de facilitar el acceso a dispositivos para la navegación en red.
  • También se encontró en algunos grupos focales virtuales de deliberación el siguiente argumento: para dar paso a la digitalización lo importante es hacer que las instituciones funcionen, así como sus procedimientos, pues de nada serviría digitalizar la función pública si las instituciones no están funcionando.
  • Más allá de ello, en general, tanto en entrevistas como en los grupos focales virtuales de deliberación se sostiene mayoritariamente que el país debe avanzar en la digitalización, en cuanto al gobierno abierto y electrónico, para generar más y mejores mecanismos de transparencia y control social, gestión pública y participación ciudadana, además de la desburocratización de un Estado hiper burocratizado. La propuesta debe enfocarse en diferentes campos, como la gestión pública y la educación.