¿CÓMO SERÁ EL MUNDO POST COVID?

  • La pandemia del COVID19 representa un hito histórico, que podría dar paso a un cambio de época a nivel global.
  • Fernando Mayorga señala al respecto que hemos entrado a un tiempo de incertidumbre, “como nunca está en cuestión la noción de futuro”, ya que la ciencia, la tecnología y la razón -ejes de la globalización- no pudieron dar respuestas a la pandemia. “No sabemos qué va a pasar, estamos en una crisis de paradigmas”
  • La mayoría de entrevistados señala que el país, en este nuevo escenario global, debe desideologizar sus relaciones internacionales y priorizar una inserción económica, pensando en una marca país, que nos distinga en el mundo. Un país pequeño como Bolivia debe apostar por la globalización, ya que nuestro mercado interno es insuficiente, sostiene Oscar Farfán. “Bolivia debe abrirse al mundo, a un mundo en el que no retrocederá la globalización, a pesar de las nuevas amenazas” señala Gustavo Castellanos por su parte.; en tanto que Miguel Castro plantea mirar y ser partícipes de la constitución del “Sur Global”.
  • De acuerdo a las percepciones de los encuestados, a partir de la crisis sanitaria, en el mundo:
  1. El “Multilateralismo” entrará en crisis: marcado por una nueva “Guerra Fría” entre EEUU y China, el interés nacional se impondrá a la solución cooperativa de problemas globales, los organismos internacionales perderán liderazgo y cooperaremos menos con los vecinos a la hora de enfrentar problemas comunes. Al respecto, resulta muy importante compartir la visión expresada por Kevin Casas-Zamora, Secretario General de IDEA Internacional

    “Esta pandemia nos está recordando de manera cruda por que en un mundo interconectado, que se enfrenta a desafíos transnacionales recurrentes, las respuestas nacionales nunca serán suficientes. A la luz de lo que está sucediendo, nunca ha habido un mejor momento para unir fuerzas y fortalecer las acciones multilaterales para construir un mundo más sostenible durante las próximas décadas, un mundo en el que nadie se quede atrás; en el que todo ser humano tendrá la oportunidad de vivir en sociedades pacíficas, justas e inclusivas; en el que toda persona disfrutará plenamente de las libertades y derechos fundamentales que son el núcleo de nuestro patrimonio humano común. El tipo de mundo, es decir, encarnado por los Objetivos de Desarrollo Sostenible. La salida de esta crisis no es regresar al status quo anterior al COVID-19. El desafío para la ONU y para todos nosotros será salir de la crisis saltando hacia adelante, fortaleciendo un espacio multilateral más efectivo y más democrático”.

  2. El acceso a la tecnología digital será la principal fuente de desigualdad, a la vez que las plataformas digitales serán las principales herramientas de organización de la sociedad civil. Los partidos políticos, sin embargo, no se transformarán en plataformas digitales, ni las elecciones se llevarían a cabo mediante votación electrónica.
  3. La salud será el tema prioritario de la agenda pública en todos los niveles de gobierno, aunque los encuestados consideran más probable que los gobiernos nacionales centralicen recursos y competencias, en lugar de descentralizarlos hacia los GADs en situaciones de crisis como la de la pandemia del COVID19.
  4. Algunos de los entrevistados, como Claudia Calsina, señalan que la centralidad que adquirirá la crisis económica global, como efecto de la crisis sanitaria, puede contribuir a profundizar la crisis ecológica, al desplazar una serie de prioridades a nombre de la economía. En algunos países como Bolivia podría significar un impulso al extractivismo, como receta tradicional para generar fuentes de ingresos económicos.