EL PROYECTO

La pandemia del COVID-19 ha desencadenado una inédita crisis global, cuyos efectos traerán una serie de transformaciones en prácticas, tendencias y paradigmas imperantes en el mundo. En ese entramado se configura un cambio de época.

Además de los efectos y cambios visibles e inmediatos que genera en la salud y la economía, la crisis del COVID-19 afecta también el campo de la política, impactando sobre la democracia. Esa afectación puede tener fuertes consecuencias en el funcionamiento integral de la sociedad.

Por tanto, resulta de alta relevancia identificar y analizar los impactos de esta crisis en la democracia, así como las amenazas, los cambios y las nuevas perspectivas que se abren, acciones que  podrían contribuir a una gestión democrática de la propia crisis y a la proyección de un nuevo ciclo democrático.

Además, existe una razón fundamental que convierte a estas tareas en una asignatura necesaria:

El informe El estado de la democracia en el mundo y en las Américas 2019 Confrontar los Desafíos, Revivir la Promesa, producido por IDEA Internacional, registra un importante declive en la calidad de la democracia en el mundo. A pesar de que en las últimas décadas la democracia no ha dejado de expandirse, hasta constituirse en el régimen mayoritario en el planeta, el informe sostiene que “No ha habido un momento en la historia moderna, o por lo menos desde la década de 1930, en que se haya cuestionado más el valor, la viabilidad y el futuro de la democracia”[1]

En América Latina el declive de la calidad de la democracia se expresa, de acuerdo con el informe, en algunos aspectos fundamentales: una contracción del espacio cívico y mediático, una reducción notable del apoyo y confianza ciudadana en la democracia y sus instituciones, los altos niveles de desigualdades socioeconómicas que se traducen en un acceso desigual al poder político, y la violencia, como delincuencia y violencia de género.

En ese sentido, conocer el estado de la democracia y sus perspectivas se convierte en una necesidad de primer orden, de cara a mejorar la calidad de la democracia. Más aún en el contexto de la crisis sanitaria, cuyas exigencias y prioridades podrían incidir en el declive de la calidad de la democracia, no sólo en los aspectos identificados, también en otros que tienen que ver con los derechos, libertades, las tendencias autoritarias del poder y el control social.

En lo nacional, los ciudadanos de cada país podrían demandar nuevos actores, nuevos discursos y nuevas prácticas de la política. Quizás el hito histórico que marca la pandemia abra las posibilidades y oportunidades para una renovación de las fuerzas políticas y la emergencia de nuevos actores.

En Bolivia, la crisis sanitaria se dio en medio de un momento delicado para la democracia, un momento especial de transición y polarización política, tras la anulación de las elecciones presidenciales de octubre de 2019. La pandemia se ha constituido en una variable determinante en este trayecto, causando incluso la postergación de los comicios previstos originalmente para el 3 de mayo y luego para el 6 de septiembre de 2020

Pandemia, crisis sanitaria y económica, agotamiento y reinvención del ciclo político, polarización y grieta política, son los ingredientes actuales que la democracia boliviana debe procesar de cara a la construcción de un nuevo momento histórico, a partir de la elección nacional de un nuevo gobierno con una amplia legitimidad el pasado 18 de octubre. En esa articulación se vislumbran oportunidades de cambio y renovación de la democracia, pero también amenazas.

En esa perspectiva, y en el marco del análisis del estado de la democracia en Bolivia, que IDEA Internacional desarrolla como un producto del informe del estado de la democracia en el mundo 2021, se llevó adelante un estudio conexo en torno a los impactos, amenazas y nuevas perspectivas de la democracia boliviana, a partir de la crisis del COVID-19. Para ello se utilizó como matriz conceptual central el eje de categorías que utiliza IDEA Internacional en el estudio del estado de la democracia en el mundo.

El trabajo de investigación, a través de métodos cuantitativos y cualitativos, se enfocó en la búsqueda de percepciones y propuestas desde sectores importantes de la sociedad boliviana. Paralelamente se implementará un componente de incidencia, a través de una campaña de comunicación que permita visibilizar los resultados del estudio (tanto el diagnóstico como la propuesta).

Se trata de incluir visiones desde la sociedad boliviana, con el propósito de contribuir, por un lado, a la gestión democrática de la crisis, y, por otro, a generar resiliencia en la propia democracia.


Preguntas de partida:

¿Qué impactos en la democracia boliviana deja la crisis del COVID-19?
¿Qué nuevas perspectivas se abren para la democracia boliviana a partir de la crisis del COVID-19?
¿Qué cambios debe asumir la democracia boliviana para cualificarse en el nuevo escenario que genera la crisis del COVID-19?

Finalidad:

Contribuir a mejorar la calidad de la democracia en Bolivia, generando insumos que contribuyan a una gestión democrática de la crisis y a la resiliencia de la democracia en el nuevo escenario que abre la pandemia del COVID-19.

Objetivo general:

Identificar, conocer y difundir las percepciones, opiniones y propuestas de sectores de la sociedad boliviana, respecto a los impactos, oportunidades, amenazas, cambios y nuevos horizontes de la democracia en Bolivia, a partir de la crisis de la pandemia del COVID-19.

Objetivos específicos:

  • Realizar un diagnóstico de los impactos, oportunidades y amenazas que la crisis de la pandemia del COVID-19 genera en la democracia boliviana.
  • Esbozar las propuestas de nuevas perspectivas y cambios para cualificar la democracia boliviana, en el nuevo escenario que abre la crisis del COVID-19.
  • Desplegar una campaña de comunicación de cara a generar incidencia, a través de visibilización y difusión de los acuerdos, desacuerdos y proyecciones que emerjan del diagnóstico y propuestas.

Componentes:

  1. Diagnóstico: impactos, amenazas y oportunidades para la democracia boliviana a partir de la crisis.
  2. Propuesta: nuevos horizontes y cambios para mejorar la calidad de la democracia boliviana en el nuevo escenario que abre la crisis sanitaria.
  3. Incidencia: visibilización y comunicación de diagnóstico y propuestas para generar incidencia.

Investigadores:
Gustavo Bonifaz
Sergio Lea Plaza

Asesor principal de IDEA Internacional en Bolivia
Alfonso Ferrufino