GESTIÓN DE LA CRISIS SANITARIA

De manera abrumadora, los encuestados consideran que ningún nivel de gobierno en el país se encontraba preparado para enfrentar la crisis sanitaria; los tomadores de decisiones de los GAD´s (Gobiernos Autónomos Departamentales) que entrevistamos coinciden con la percepción de los encuestados; de la misma forma, en los 10 grupos focales virtuales de deliberación es ampliamente mayoritaria la opinión de que el Estado boliviano no respondió adecuadamente a la crisis sanitaria.

En una escala de 1 al 10, donde 1 representa muy poco preparado y 10 muy bien preparado, el promedio llega apenas a 2,55. En el siguiente cuadro podemos apreciar las calificaciones por nivel de gobierno.

En los grupos de deliberación virtual esa posición es matizada en general por la constatación de que el país, así como ningún país en el mundo, no se encontraba preparado para enfrentar una pandemia global como la del COVID19. Asimismo, se repite también la percepción de que se heredó un sistema de salud absolutamente insuficiente.

Se sostiene repetidamente que una de las fallas es la falta de coordinación entre los diferentes niveles de gobierno. De la misma forma, aparece también de manera recurrente la idea de que la gestión de la crisis estuvo electoralizada y por ende capturada por la dinámica de polarización que arrastra el país desde la crisis post-electoral de 2019.

Por otro lado, resulta interesante encontrar que sólo el 15% de los encuestados cree que se ha hecho un uso excesivo de la fuerza pública en la implementación de las cuarentenas en los departamentos, frente a un 46% que considera que el uso de la fuerza ha sido proporcional a las acciones de incumplimiento de las medidas de protección y un 38% que incluso considera que el uso de la fuerza ha sido insuficiente para hacer cumplir dichas medidas.