LOS VALORES QUE UNEN AL PAÍS

Comparando con la situación social y política del país antes y después de la emergencia sanitaria, usted diría que los bolivianos estamos:

De acuerdo a esas percepciuones queda claro que la pandemia del COVID-19, como crisis que conlleva potentes amenazas, no nos ha unido como país. Se observa una opinión dividida entre quienes consideran más bien que nos ha dividido más que antes y entre quienes creen que no ha producido ni mayor división, ni mayor unión.

Para los que consideran que nos encontramos más divididos que antes de la pandemia, las principales divisiones tienen que ver con viejos clivajes sociales, económicos, étnicos y regionales y “Divisiones entre organizaciones políticas con ideologías opuestas”, como podemos ver a continuación:

Es posible que lo político ideológico esté conteniendo al mismo tiempo todo el resto de clivajes sociales, étnicos, económicos y regionales; es decir, que la narrativa político ideológica articule las fracturas que persisten al interior de la sociedad boliviana, que tiene que ver también, como veremos más adelante, con la disputa por el sentido de la democracia.

Antonio Aramayo, lo explica así en la entrevista que sostuvimos: “Pienso que nosotros venimos arrastrando conflictos profundamente arraigados, son conflictos que no los hemos solucionado y cada vez que se presentan diferencias o situaciones de polarización estos aspectos condicionan la reaparición de este tipo de conflictos que básicamente son problemas étnico-culturales, problemas territoriales, problemas de la injusta distribución económica los que nos distancian. En algunas situaciones aparecen sectores diferenciados unos de los otros, aparecen grupos territoriales: cambas, collas, y estos aspectos están dentro de este conflicto y los venimos arrastrando como parte también de nuestra historia y que lo considero como un conflicto profundamente arraigado en el seno de nuestro país”

A pesar de ello, encontramos que más del 70% de encuestados considera que más allá de nuestras diferencias existen muchos valores que nos unen como país:

Al preguntar a los 26 expertos que entrevistamos cuáles son esos valores, surgen una variedad de respuestas.

Si bien existen diferentes visiones respecto a la democracia, es opinión ampliamente mayoritaria que la democracia, como forma de organización política del país, opera como un factor de unidad en una sociedad altamente diversa. Más allá de la disputa de nociones en torno a ella, actúa -en una suerte de ambigüedad- como una “idea paraguas” aceptada y apoyada mayoritariamente, que permite una coexistencia pacífica, un modus vivendi. Sin embargo, como lo mencionaron varios entrevistados, estamos todavía lejos de internalizarla como un valor compartido que guía nuestras interacciones con el otro en la vida cotidiana, en el hogar, la escuela, la economía, etc. 

Al mismo tiempo, los entrevistados señalan también una serie de rasgos, valores y elementos que nos unirían como país, que hemos agrupado en 3 bloques: