MÁS O MENOS DEMOCRACIA

Más allá de existir distintas visiones de democracia, la percepción es que la democracia no atraviesa su mejor momento. La mayoría piensa que el país es poco (43%) o nada democrático (11%), en tanto que un 42% y un 4% consideran que medianamente y bastante democrático, correspondientemente.

Por otro lado, la opinión está dividida en 3, sobre si el país es más, menos o igual de democrático que hace un año atrás:

En el contexto de la crisis post-electoral de 2019, es comprensible que aquellos cuya visión de la democracia gravita hacia la legalidad y que consideran que, durante sucesivos gobiernos, el MAS habría debilitado algunos resortes fundamentales del Estado de Derecho, como ser la separación de poderes y la libertad de expresión, sientan que el país sería más democrático en 2020 que en 2019, es decir con el MAS fuera del poder. En contraposición, no es sorprendente, que para quienes tienen una visión de la democracia que gravita hacia la legitimidad, el país es menos democrático en 2020 que en 2019 a partir de la dramática interrupción del gobierno de Morales, considerada por algunos sectores como un golpe a la democracia, que implicaría un desconocimiento de que las consecutivas mayorías electorales que cosechó durante casi tres lustros, lo haría la fuerza más legítima y por ende más democrática del país.

Claudia Calsina al respecto señala que “la división de opiniones entre quienes creen que ahora en Bolivia hay más o menos democracia, tiene que ver con las nociones de democracia que se contraponen y que se encuentran por detrás sustentando las narrativas políticas”

Helena Argirakis lo analiza así:

“Hay dos miradas sobre democracia que están en disputa. Si bien hay algunos consensos generales sobre algunos valores en general, hay dos concepciones que están en disputa y refleja contradicciones. Una tiene que ver con la democracia como procedimiento electoral en la configuración de los órganos públicos del gobierno, hay mucho énfasis en la composición del aparato público,  entiendo en base a lo que las respuestas arrojan los encuestados; pero hay otra mirada que tiene que ver con el contenido sustancial de la democracia, la democracia como un régimen político que tiende a la re distribución de una serie de contenido sociales, en la economía, en la política, en la sociedad en la cultura. Entonces, si bien existen algunos consensos generales muy grandes respecto a lo que es la democracia, pero indagando en mayor profundidad ahí creo que viene la polarización” (Entrevista con Helena Argirakis).

De manera similar, Fernando Mayorga expresó:

“Lo que hay que buscar es la articulación entre estas dos visiones, que es el centro de la democracia, porque lo que hemos vivido desde el año pasado, y creo que seguimos en esa disyuntiva, es lo que he denominado una disputa por el sentido de la democracia. Había dos sentidos de la democracia al parecer contrapuestos, uno promovido, representado por el Movimiento al Socialismo que enfatizaba la faceta igualitaria de la población, la democracia como la justicia que se traducía en inclusión, inclusión de indígenas, inclusión de mujeres. Frente a esto la oposición al MAS enarboló un sentido de la democracia entendida básicamente por libertad, Estado de derecho, institucionalidad y que era el discurso que acompañó a ese movimiento a la caida de Evo Morales” (Entrevista con Fernando mayorga).

Por su parte, Carlos Toranzo manifestó:

”Es que la democracia significa cosas distintas para cada quien. Probablemente para la gente más urbana hay mucha más democracia ahora porque está pensando en el autoritarismo de Morales. Y si pensamos más en la gente de las periferias, tienen temor de que se elimine el Estado Plurinacional, que se eliminen los avances que habían conseguido los sectores populares, campesinos e indígenas, y por eso plantearían que Bolivia es hoy menos democrática”