PROFUNDIZAR LAS AUTONOMÍAS

  • Es unánime, tanto en entrevistas como en grupos focales virtuales de deliberación, el criterio de que el país debe profundizar sus autonomías. El espacio local es un espacio clave para la deliberación y participación, pero también para la cercanía con el ciudadano y el despliegue de la gestión pública. Es una forma efectiva de redistribuir el poder político y democratizar el Estado.
  • Como vimos en la encuesta digital, un 81% considera que la existencia de gobernaciones y municipios autónomos es la mejor garantía para contar con políticas adecuadas para afrontar la crisis sanitaria en un país diverso como Bolivia:
  • Algunas voces plantean una reforma que entregue más competencias a las autonomías, sobre todo desde Santa Cruz, pero la mayoría se centra en fortalecer como prioridad las autonomías bajo el régimen imperante, implementando efectivamente sus postulados, “hay que terminar de implementar las autonomías” opina José Luis Andia.
  • Pero eso sí, y esto es unánime, con un nuevo pacto fiscal, pues el error capital fue generar autonomías sin recursos económicos. Claudia Calsina pone un ejemplo ilustrativo: “el gobierno municipal de Cochabamba tiene el triple en presupuesto que el gobierno del departamento de Cochabamba”.
  • La idea de avanzar al federalismo no termina de seducir, salvo en algunos entrevistados que expresan que el país debe avanzar al sistema federal, como Susana Seleme que argumenta que este esquema de organización del Estado permite una mejor configuración para un país diverso. Por su parte, José Luis Andia plantea abrir el debate del federalismo en el país.
  • Carlos Hugo Molina, señala que así como la potente reforma de la Participación Popular (iniciada en 1994) buscaba el fortalecimiento y reconocimiento de la ciudadanía y la autonomía territorial, hoy el país necesita una nueva reforma autonómica:”hay que ir al federalismo”. Entre los argumentos señala que está demostrado que la gestión pública funciona mejor, es más rápida, más oportuna, creativa y participativa desde lo local; asegura que en una investigación en 30 municipios del país, encontraron que durante la crisis sanitaria se tomaron iniciativas propias, la gran mayoría positivas.
  • Al mismo tiempo, Molina pone el foco en las ciudades, que se han convertido en los centros que aglutinan a la población. Vaticina que “en 2 censos más vamos a tener territorios sin gente, debido a complejos procesos de migración”. Propone generar una potente política pública dirigida a las ciudades intermedias, fortalecer sus infraestructuras y servicios para evitar la migración a las ciudades grandes y distribuir mejor a la población, en lugar de incrementar la presión sobre las grandes ciudades, que como sucede en diferentes países de Latinoamérica es probable que se terminen convirtiendo en mega ciudades insostenibles, altamente violentas y con amplios cinturones de pobreza.